Cuatro favoritos muy por encima del resto de participantes

Llega Wimbledon con un pronóstico difícil para el título y fácil para apostar por los semifinalistas. Pocas veces como en esta habrá una situación más igualada entre cuatro posibles campeones.

En primer lugar el número uno y actual campeón, Rafa Nadal, llega a su torneo preferido con la confianza de haber ganado Roland Garros y el antecedente de cumplir en sus últimas apariciones en Wimbledon (con dos finales y dos títulos). Las carencias de su saque cortado se minimizan en hierba, donde hace mucho daño.

Con seis títulos en siete finales, Federer llega con muchísimos incentivos para ganar: prolongar su forma, incrementar su récord de 16 grandes, igualar la marca de Sampras en Wimbledon y probarse de cara a su sueño del 2012, ganar los Juegos en ese mismo escenario.

Djokovic debe demostrar si el fin de su racha le vuelve terrenal en el mundo tenístico o recobra la forma que le daba un aura de imbatibilidad frente al resto en el 2011. Nunca llegó a la final y ese es su gran reto. Lo mismo le pasa a Murray, el deseado por todos los británicos, que llega más maduro, en forma y tras jugar bien en París y ganar Queen?s, excelentes credenciales. A ver como maneja la presión de los medios y aficionados británicos.

Cualquier otro finalista sería una enorme sorpresa si salvamos a Roddick, que jugó tres finales, algunas excepcionales, y que quizá merecía algún titulo. Según la forma en que llegue, tendría opciones. Luego debemos tener en cuenta que, independientemente de que estos cuatro son favoritos para semifinales, cualquiera puede tener dificultades en hierba. Un día malo es mas difícil de salvar en Wimbledon que en otras superficies, más en las rondas finales.

La zona del cuadro de Rafael Nadal y Andy Murray ofrece bastantes más dificultades que el otro. El tenista mallorquín tiene gente peligrosa como Raonic, Del Potro o Berdych, y Murray a Monfils, Wawrinka y Roddick. No tienen tanta entidad Nalbandian, Ferrer y Tsonga, rivales posibles de Federer, o Troicki, Davydenko, Soderling o Hewitt para Djokovic.

Al hilo de la casualidad en la repetición del Mahut-Isner, me parece una barbaridad que tras lo ocurrido el pasado año no se cambie el reglamento para que haya tie break en todos los sets. Mantener la norma así pone en peligro la salud de los jugadores, incordia el normal desarrollo de la competición y la adultera al dejar al vencedor tocado para la siguiente ronda.

Algunos comentaristas denominan al tie break, tan habitual en Wimbledon, la lotería. Estoy en absoluto desacuerdo. La denominación es juego decisivo, lo apropiado para definir la terminación de un partido igualado con una normativa de puntos suficientes para declarar justo vencedor al que mejor sea capaz de jugarlos.

No Replies to "Cuatro favoritos muy por encima del resto de participantes"