Enorme expectación

MASTERS 2011: “EXPECTACION”

Habrá superado Djokovic sus problemas físicos? ¿Tendrá la suficiente madurez Murray para responder a las ilusiones de sus compatriotas? ¿Veremos a un Nadal lo suficientemente agresivo para poder ganar el único torneo que le falta en su palmarés? Las respuestas las tendremos a partir de hoy en Londres.

La temporada no ha sido precisamente de las mejores de Roger Federer, huérfano de victorias en el Grand Slam, pero lo considero el principal favorito. El suizo llega a Londres en un óptimo estado de forma tras sus triunfos en Basilea y París; las condiciones en las que se juega son idóneas para sus características; tiene el reto de que si gana será su sexta victoria en el Masters, lo que añadiría un nuevo récord a su fabuloso palmarés, y mantendría el respeto de sus adversarios de cara a la próxima temporada, con la medalla de oro en los Juegos como principal reto.

Tras él, la incógnita del verdadero estado de Djokovic. Los problemas en el hombro parecen serios por reiterativos en los últimos meses, y por ello su candidatura plantea dudas. Tras su fantástica temporada parecía inalcanzable para el resto, pero las lesiones, el principal rival de los deportistas, acabaron con su racha y está por ver si consigue recuperarse. Si lo logra, obviamente es otro favorito claro. Londres va a volver a vibrar con la ilusión de ver si Murray canaliza todo su extraordinario potencial y les ofrece la victoria en un grande. El escocés tiene juego para conseguirlo, lo que está por ver es si tiene la madurez necesaria para lograrlo.

Madurez le sobra a Nadal, que llega como siempre con humildad. Es verdad que la superficie y el jugarse bajo techo no le favorecen, pero no hay que olvidar que en la pasada edición alcanzó la final y solo fue superado por Federer. Llega tras un paréntesis de preparación con su tío para trabajar una mayor agresividad en su juego.

La victoria de cualquiera de los otros cuatro participantes sería una enorme sorpresa, aunque Tsonga lleva una excelente progresión y es un rival temible, Berdych en un buen día puede ganar a cualquiera, y de Fish habrá de cuidarse Rafa. Clasificarse entre los ocho colmó todas las ilusiones del norteamericano, que jugará suelto y ya le ganó el pasado verano. Ferrer merece mención especial por su extraordinaria temporada. Como siempre será un rival temible y difícil para todos, pero con el hándicap -al igual que Rafa- de que el Masters se disputa en condiciones que favorecen más el juego de sus rivales. Mucha expectación y varias incógnitas en la última cita del año, preámbulo de la final de la Copa Davis.

No Replies to "Enorme expectación"