Falta de rodaje, confianza y físico

Faltaron muchas cosas para que Rafa Nadal rindiese a su mejor nivel. En pista rápida cubierta, si no está al 100 % de físico y golpes, no tiene posibilidad de ganar. Incluso en su mejor nivel, en estas condiciones no sería favorito. El torneo de maestros responde al primer caso, y vimos una de sus peores versiones.

A Nadal le condicionaron la sobrecarga previa en el hombro, que afectó a su saque, y la falta de rodaje, esencial en un jugador como él. Federer simboliza lo opuesto. Juega motivadísimo y gana, pero si le faltan estímulos se deja ir -véase el partido ante Fish-. Rafa va cogiendo la forma en las primeras rondas y explota al final, algo imposible en este torneo, exigente desde el primer día.

La pista no coge ninguno de los efectos de Nadal, y eso tampoco ayuda. Sin saque y sin resto, bajan las opciones en estas pistas. Si encima falla su confianza -su mejor virtud-, se resiente. Porque se convierte en un tenista incapaz de tomar la iniciativa, como le sucedió en los tres partidos. Así puedes ganar a Fish, pero no a los mejores.

Cuando está en plenitud, Rafa es capaz de llevar la iniciativa en pista dura, como en los Juegos de Pekín y algún US Open. Pero si no se siente en plena forma, le cuesta ser valiente. El hábito de evitar el fallo puede más que la táctica idónea de jugar al ataque. Elegir el golpe más seguro, en estas pistas, no sirve para nada.

Visto ahora, quizá haya sido un error que haya jugado sin estar fino. En Shanghái ya faltó al torneo de maestros, y no pasó nada. Murray se vio el martes con problemas y se fue. Nadal no es el único ejemplo que subraya la importancia de estar a punto o no. Hace cuatro meses, habría parecido imposible pensar en derrotas de Djokovic ante Ferrer o Tipsarevic. Pero el actual número uno mundial bajó un pelín, perdió confianza, y ya cae ante cualquiera.

El Masters no abandona su esencia en pista rápida, y me parece bien. Resulta esencial mantener torneos en estas superficies, para posibilitar el juego de ataque y las voleas. En este terreno, se premia la valentía. De los 46 winners de Tsonga, hubo 27 en la red, mientras que Rafa no llegó a la media docena. Significativo.

Si vimos una de las más flojas versiones técnicas y físicas de Nadal, su comportamiento en Londres ha sido ejemplar en la derrota. Una vez más dio una demostración de saber perder y saber estar.

No Replies to "Falta de rodaje, confianza y físico"