LLORA LA CENTRAL

LLORA LA CENTRAL ( en homenaje a Emiliano Fernández Casal)

Dicen los cuidadores mas románticos, que las pistas de tenis, sienten y padecen como nosotros. Que están hechas para ser usadas y cuanto mas se pisan y llenos están sus graderíos, mas felices están, de la misma manera que entristecen cuando no se usan, y hasta lloran cuando se va para siempre alguno de los que mas la han querido.

Ayer, la central del Tenis de La Coruña, aparecía así, vacía, sola, triste, llorosa. Una de las personas que mas habían contribuido a convertirla en el escenario mas importante del tenis gallego, ya no iba a volver ni ha presidirla ni a utilizarla en aquellos divertidos partidos de dobles caseros. Y por su memoria pasaron la Copa Davis, los Campeonatos de España, los Torneos Internacionales,  las Competiciones Europeas,  los Gallegos…, y mientras recordaba tantas citas de importancia, fijaba su atención en lo alto de su graderío, junto a la barandilla, el lugar preferido de los aficionados mas entendidos, para opinar sobre el espectáculo. Y allí recordaba a Emiliano, el socio, el directivo, el presidente, pero por encima de todo la persona entrañable que se ganaba el afecto de los que le trataban.

Sin embargo hay que superar la tristeza, porque los que conocen el mas allá, aseguran haber visto a Emiliano en lo alto del graderío  de una pista similar junto a otro gran amante del tenis, un conocido periodista ataviado con un peculiar gorrito, al que se le conoce por el apodo de Guima. Y los vieron a ambos muy atareados en la organización de un torneo que ya contaba con una participación estelar con jugadores de todas las categorías, como Dotras, Guimaraens, Manolo Rey, Juan de Haz, Genaro Borrás, Poli Fojo, Manolo Zapata, Nicanor, …, y cuentan que a todos se les veía felices.

Igual que nosotros con su recuerdo.

 

No Replies to "LLORA LA CENTRAL"