Pronóstico incierto

Destacaría cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta en la segunda semifinal. El único que favorece de entrada a Murray es el ambiental. Parte con clara ventaja por un público volcado a su favor. Veremos si esa ilusión y expectativas de que pueda ganar el torneo un británico no suponen una presión excesiva para él. En la parte mental, Nadal es claramente superior, aunque hay que reflejar la reciente mejoría de Andy. En cuanto al juego en sí, aprecio bastante igualdad, porque Murray es muy polivalente y puede ganar atacando o contragolpeando. En este aspecto, será clave el porcentaje de primeros saques del escocés y cómo los reste el español. En el aspecto físico, Rafa es superior, pero está lastrado por los problemas en el pie y la rodilla. Su amplia sonrisa tras jugar ante Fish indica que la anestesia funciona y le ha devuelto la confianza.

No obstante, cualquier pequeño problema en el partido puede ser vital. En definitiva, máxima expectación, pronóstico incierto, y mucho en juego. Para Rafa, seguir optando a su tercer Wimbledon, para Andy, avivar la ilusión de romper con 75 años de sequía británica en su torneo más emblemático.

No Replies to "Pronóstico incierto"