Solo faltaba el huracán para añadir incertidumbre

El paso de un huracán siempre conlleva una gran incertidumbre sobre los daños que pueda ocasionar. Al US Open solo le faltaba la llegada de Irene a Nueva York para sumarse a las grandes incógnitas que presenta este año. Y es que para hacer un vaticinio en esta ocasión, habría que tener más en cuenta los conocimientos de los médicos y recuperadores que cuidan las lesiones y puesta a punto de los favoritos, que de los propios expertos en el principal deporte de la raqueta.

 

Para analizar con rigor las auténticas posibilidades de cada jugador, habría que saber el verdadero estado de Djokovic, retirado en el último torneo, el de Nadal, que renqueaba de su antigua lesión en el pie, de la importancia de los dolores de Tsonga y Soderling? Pero si nos olvidamos de algo que solo los entornos muy próximos de estos jugadores conocen, y que algunas veces utilizan para despistar sobre su verdadero estado de forma, llegamos a la conclusión, que lo normal es que a finales de la próxima semana Nadal y Murray o Del Potro se enfrenten en una semifinal, y Djokovic y Federer en la otra.

Doble reto de Nole

Y siguiendo con la lógica, de entre ellos, es claro que si mantiene su nivel de toda la temporada el serbio está un escalón por encima de los demás. En la ciudad de los rascacielos y en el grand slam con más bullicio de todos, Nole tiene la posibilidad de ganar su primer US Open y seguir con su fantástica temporada. Pero para tratar de evitarlo está un Rafa Nadal, vencedor en la edición del pasado año, superando en la final al propio Djokovic, y que tiene un doble objetivo en este torneo: sumar otro grande para su palmarés, y si es posible derrotando al actual número uno. Superaría así el trauma causado por las cinco últimas derrotas.

Creo que es uno de los grandes atractivos de este US Open: Rafa siempre ha logrado mejorar su juego para superar las dificultades de su carrera, y siempre logró superarlas? hasta la aparición de la nueva e impecable versión de Djokovic. En Wimbledon había expectación para ver si conseguía revertir la situación. No lo logró, y ahora tiene una nueva oportunidad si ambos alcanzan la final.

 

La baza de Del Potro

Si el balcánico mantiene su nivel, el mallorquín tendrá que aportar novedades a su juego para superarle. Tanto Nole como Federer tienen, a priori, un cuadro más fácil que Nadal y Murray para alcanzar esas semifinales, que también aspira a disputar Del Potro, vencedor en la edición del 2009, y parece que recuperado de las lesiones que le apartaron de los puestos de privilegio del ránking.

De los otros dos favoritos, Murray ha tenido buenas actuaciones en ediciones pasadas, y tratará de conseguir una victoria que le dé madurez a su extraordinario potencial tenístico. Y no podemos olvidarnos de Federer, ganador de cinco ediciones consecutivas. Al suizo se le hace cada vez más difícil mantener la concentración necesaria para poder ganar torneos de dos semanas a cinco sets (lo que fue su especialidad a lo largo de su impresionante carrera), pero tiene clase de sobra para, si se encuentra en un momento dulce, no solo ganar a sus competidores, sino también sumar su sexta victoria en Nueva York y poner más lejos de sus rivales el récord de Grand Slam ganados.

Un torneo apasionante, de difícil pronóstico por el desconocimiento del verdadero estado físico de varios favoritos, incógnita que se irá resolviendo a partir de las primeras jornadas.

el análisis de fernando rey tapias

No Replies to "Solo faltaba el huracán para añadir incertidumbre"