Una final de altura, un duelo de ataque

Para redondear el sexto título de Federer, vimos una buena final, con alternativas, juego de ataque y dos tenistas de enorme nivel. Entre los méritos de Federer, destacamos su fuerza para rehacerse tras perder la oportunidad de cerrar el título ya en el segundo set. Y entre las virtudes del encuentro, enfretar a dos jugadores de ataque sobre una superficie rápida. que apostaron por el saque-volea y el resto-volea en varias fases. El servicio desniveló en ciertos momentos el duelo. Mientras el suizo salió de apuros gracias a su saque, el francés se enredó en alguna doble falta importante.

A Federer le costó llevar el dominio del juego desde el fondo de la pista. Y le faltó en el segundo set la fiereza de los grandes campeones para romper el partido e ir a por el rival por la vía rápida. Casi le pasa factura. No creo, en cambio, que se le puedan achacar dudas ante la presión a un jugador como él, sino que más bien compite a veces de forma un poco dejada, sin la intensidad necesaria en todos los puntos. En ese sentido, le pudo costar caro dejar escapar vivo a Tsonga con 6-3 y 5-3 a su favor.

El mérito del francés

Imputo una importante cuota de mérito del cambio a Tsonga, un tenista que aporta alegría al juego. Tenista de ataque, pero también polivalente, da espectaculo. aunque sabe defender. Es vistoso en la volea, y enriquece el tenis en un momento de escasez de jugadores de ese perfil.

Cierto que Tsonga adolece de una cierta falta de madurez para ganar títulos, como se ve en su forma de gestionar algún momento importante. Porque falla a veces cuando tiene al contrario bien controlado, comete un par de errores y lo deja volver a entrar en el encuentro. Creíamos de salida que no tendría opciones, pero tuvo sus bazas apra ganar.

Por último, me gustaría anotar la importancia que ha tenido para Federer la figura de su pareja, Mirka Vavrinec. La carrera de un tenista, con tantos viajes, desgasta. En su caso, ha suavizado la soledad que afecta a los jugadores. Su mujer es una extenista que comprende todo lo que pasa por su cabeza, y un respaldo capital a nivel anímico. Su presencia le ha dado normalidad a una vida de viajes y tensión, de jornadas interminables en los torneos.

No Replies to "Una final de altura, un duelo de ataque"